María

Mi hija me regaló una experiencia de masaje en mi casa y la verdad es que no podría estar más satisfecha. La terapeuta fue muy amable desde el principio y sus manos puedo decir que eran de oro. ¡Repetiré!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 12 =